Yoga y running

Yoga y running

  • Categoría de la entrada:Yoga

Cuando me siento delante de un folio en blanco a diseñar una serie de trabajo, encuentro un abanico infinito de posibilidades. Puedo crear series específicas para trabajar emociones concretas, para cualquier estación del año, para cualquier edad, para cualquier disciplina deportiva…
Esta variedad me parece maravillosa.

El post de este mes esta dedicado a la práctica de yoga para corredores, un deporte que cada día tiene mas adeptos, ya que el running se ha impuesto y es todo un fenómeno social.

Si eres corredor la práctica de yoga te aportará beneficios a nivel físico y mental.
Desde el punto de vista físico, a grandes rasgos, el yoga restablece el equilibrio y la simetría del cuerpo, lo que lo convierte en el complemento ideal del running.
Aumenta la flexibilidad y disminuye la rigidez, lo que provoca una mayor facilidad de movimientos y reduce dolores y molestias.
Mejora el equilibrio biomecánico, ya que una postura de yoga correctamente ejecutada y aparentemente simple requiere la actividad equilibrada de grupos musculares opuestos.

En el yoga, el apoyo de los pies es la base de un buen alineamiento para realizar correctamente la mayoría de las posturas o asanas. Al realizar las sesiones descalzo, conectas tus pies con el suelo, sin que haya la intermediación de la zapatilla. La musculatura del pie se verá reforzada al trabajar los diferentes apoyos plantares en función de la postura que estemos realizando.

El fortalecimiento del tobillo, del pie y la toma de conciencia de él te permitirá mejorar tu técnica de carrera.

Refuerza y alarga tu tren inferior (cuádriceps, isquiotibiales, abductores, rodillas gemelos, etc.) para evitar problemas en tus articulaciones.
Trabajos intensos de piernas y movilidad y apertura de caderas te ayudarán a tonificar los músculos que se ven más afectados al correr.

Tonifica tu tren superior con dinámicas que activan la musculatura interna del abdomen, con alargamientos, torsiones y lateralizaciones de columna, y con series especificas para la cintura escapular dando un enfoque de apertura a la zona del pecho.

Lógicamente es importante trabajar brazos y hombros ya que parte del movimiento necesario para correr se genera desde ellos.

En función del nivel que elijas, encontraras un yoga más o menos físico de forma que se adapte más a tus necesidades, fortalecer, relajar, estirar, activar, alargar, tonificar, etc.

Dinámicas que te ayudan a ser mas fuerte y flexible de manera paulatina y equilibrada. Sin perder la re-actividad de tus músculos, lograras un estado de conciencia corporal y control postural excelente.

La respiración es uno de los fundamentos del yoga, con técnicas específicas de Pranayama, aumentaras tu capacidad pulmonar, aprenderás a controlar tu respiración, y conseguirás acelerar el proceso de recuperación después de correr.

A nivel mental la práctica de yoga facilita y mejora la concentración, aumenta la conciencia corporal, produce calma mental, reduce el estrés, y con técnicas sencillas de meditación podrás focalizar tu atención durante la carrera.

El yoga es una práctica completa que permite conocer a fondo el cuerpo, incluye todos los músculos y todas las articulaciones, además oxigena la sangre y genera más energía, lo que se traduce en una sensación de restablecimiento y vigor.

Con una práctica regular de yoga te sentirás mas fuerte, mas equilibrado, mas consciente de tu postura y de tu técnica, más en sintonía con tu respiración,  evitaras  lesiones, y te ayudará en la recuperación posterior a la competición.

Disfruta.

Foto: Judit Camí

Deja una respuesta