Yoga, una ayuda para la depresión

Yoga, una ayuda para la depresión

Según la Organización Mundial de la Salud, la depresión es la gran plaga del siglo XXI.

Esta afirmación podría en marcarse en el conocido como primer mundo, países que han logrado un alto grado de desarrollo humano, disfrutan de los más altos estándares de vida posibles, gracias a una buena distribución de la riqueza, sanidad, esperanza de vida y calidad de los servicios.

Pero estos beneficios que cubren con creces las necesidades básicas para vivir, han generado un estilo de vida basado en el consumo, en muchos casos innecesarios, que generan una serie de cambios en los valores de la sociedad, mas preocupada en vivir de cara hacia el exterior y de dar importancia a solo lo externo.

Vivimos en una vorágine de situaciones cotidianas con problemas laborales, familiares, fracaso ante metas inalcanzables, etc. En muchos casos las personas nos vemos perdidos e incapaces de resolver nuestras dificultades.

La falta de tiempo para cuidar nuestro interior (mente y espíritu), nos conduce a adoptar un tren de vida en gran parte artificial, alimentando necesidades ficticias. Surgiendo finalmente estados de ansiedad, depresión y estrés.

Con una práctica de yoga adecuada podríamos prevenir muchos malestares y enfermedades de carácter físico-emocional. El

yoga puede ayudarnos a sanar todo lo que está dañado: el cuerpo físico, el nivel afectivo, nivel mental y espiritual.

Numerosos médicos de todo el mundo vienen interesándose cada vez más por el yoga como terapia, haciendo que esta ciencia venga tomando más fuerza en la medicina.

Muchos estudios médicos han demostrado la eficacia.

Como tipo de ejercicio, el yoga tiene un impacto en el estado anímico y la ansiedad. Se supone que es más impactante que caminar y otros tipos de ejercicio, porque el cerebro responde al yoga produciendo más cantidad de GABA, un producto químico, según un artículo publicado en “Journal of Alternative andComplementary Medicine”.

GABA o ácido gamma-aminobutírico, es un producto químico que regula la actividad nerviosa. Las personas que padecen trastornos del estado anímico o la ansiedad pueden tener un nivel de producción de GABA más bajo y los medicamentos de receta se supone que refuerzan la producción de GABA en la sangre para revertir la ansiedad o regular el estado anímico.

Un estudio realizado en el Colegio de Medicina de la Universidad de Boston, concluyó que el aumento de producción de GABA después de una sesión de yoga era la razón tras una mejoría del estado anímico y menores niveles de ansiedad. Este hallazgo establece que el yoga aumenta los niveles de GABA en el hipotálamo, que acarrea mejor estado anímico y una reducción de la ansiedad. El estudio sugiere que la práctica del yoga estimula ciertas áreas específicas del cerebro, creando un entorno ideal interno para que se libere el neurotransmisor endógeno antidepresivo GABA.

Otro estudio examinó los efectos del yoga en contraposición a caminar en el estado anímico y la ansiedad. El estudio siguió a individuos sanos que se hallaban en dos grupos aleatorios durante 12 semanas. Un grupo hizo tres horas de yoga a la semana mientras que el otro grupo caminó durante 3 horas a la semana. Al comienzo del estudio se realizó un escaneo de los cerebros de los participantes usando espectroscopia de resonancia magnética. Al final del programa de 12 semanas, los investigadores miraron los niveles de GABA de ambos grupos antes y después de su última sesión de una hora de duración. Cada miembro de los dos grupos fue evaluado con preguntas sobre su estado anímico en diversos puntos del estudio. Los sujetos que practicaron yoga comunicaron una notable mejoría en el estado anímico y reducción en niveles de ansiedad, mucho más que los miembros en el grupo de personas que caminaron. Se constató que el aumento paulatino de GABA a lo largo del tiempo causaba un cambio en el estado general de la salud mental y bienestar en relación con el estado anímico y ansiedad. Desde entonces se ha sugerido que el yoga sea usado como terapia para trastornos similares de mente y cuerpo.

Una de las razones por las cuales el yoga es tan eficaz como mejorador del estado anímico podría ser el hecho de que cultiva la autopercepción. Existe un punto de encuentro claro entre la mente y el cuerpo durante una sesión de yoga. Desarrolla autopercepción y lleva al practicante más cerca de su mente-cuerpo de maneras únicas. Despierta el cuerpo y la mente. Crea vínculos, abre rutas y libera química cerebral, relajando emociones y músculos y crea un poderoso espacio interior para la curación en su sentido más auténtico.

Aun cuando la depresión debe ser tratada con un profesional, la practica de Yoga ayuda a mejorar el estado anímico de las personas que sufren de depresión y ansiedad.

A medida que descubres más sobre el yoga, vas a entender la relación entre tu mente y tus emociones, y te darás cuenta de que pueden apoyarse mutuamente.

Deja un comentario

Cerrar menú