Es hora de salir

Es hora de salir

Hay algo mágico en estar afuera, rodeada de árboles, agua, rocas, vida silvestre, tierra, flores, pequeños animales, aire fresco…

Yo simplemente lo necesito. Necesito mi momento en la naturaleza, me ayuda a conectar conmigo misma y con todo, me da perspectiva, me sienta bien, pienso que simplemente me hace mas feliz.
Los días que no puedo salir al campo, tomo mi tiempo en el jardín. Me siento debajo de los árboles a meditar, o a respirar conscientemente.

La naturaleza es maravillosa, tiene la capacidad de calmar, centrar y aclarar la mente.

Los estudios están demostrando lo que muchas personas y culturas han sabido intuitivamente durante siglos y es que los seres humanos necesitan y se benefician tremendamente de la conexión con el aire libre. Las personas con una conexión más cercana al mundo natural tienen niveles de estrés más bajos y una mayor sensación de felicidad, vitalidad, satisfacción con la vida, autoconfianza y autodisciplina.
También se sabe que pasar tiempo en la naturaleza puede tener un efecto antiinflamatorio en el cuerpo.
Además, el sol es en gran parte responsable de nuestra capacidad para sintetizar la vitamina D. Los bajos niveles de vitamina D pueden tener un efecto negativo en el estado de ánimo.

Pasar tiempo en la naturaleza puede ser terapéutico para personas con depresión, ansiedad, deterioro cognitivo y dolores de cabeza. También reduce el pensamiento negativo. Ni siquiera tiene que ser una exposición prolongada. Incluso 20 minutos por día pueden tener este efecto.

Sin embargo no siempre es fácil. El estilo de vida moderno nos aleja del mundo natural. Hoy en día millones de personas viven en grandes ciudades en lugar de áreas rurales, y pasan la mayor parte de sus vidas dentro, incluidos los niños.

Y si consiguen salir fuera, normalmente muchas veces el entorno carece de elementos naturales, ante este panorama… que podemos hacer?

Foto: Amy Scott-Samuel
Foto: Amy Scott-Samuel

Hay algo mágico en estar afuera, rodeada de árboles, agua, rocas, vida silvestre, tierra, flores, pequeños animales, aire fresco…

Yo simplemente lo necesito. Necesito mi momento en la naturaleza, me ayuda a conectar conmigo misma y con todo, me da perspectiva, me sienta bien, pienso que simplemente me hace mas feliz.
Los días que no puedo salir al campo, tomo mi tiempo en el jardín. Me siento debajo de los árboles a meditar, o a respirar conscientemente.

La naturaleza es maravillosa, tiene la capacidad de calmar, centrar y aclarar la mente.

Los estudios están demostrando lo que muchas personas y culturas han sabido intuitivamente durante siglos y es que los seres humanos necesitan y se benefician tremendamente de la conexión con el aire libre. Las personas con una conexión más cercana al mundo natural tienen niveles de estrés más bajos y una mayor sensación de felicidad, vitalidad, satisfacción con la vida, autoconfianza y autodisciplina.
También se sabe que pasar tiempo en la naturaleza puede tener un efecto antiinflamatorio en el cuerpo.
Además, el sol es en gran parte responsable de nuestra capacidad para sintetizar la vitamina D. Los bajos niveles de vitamina D pueden tener un efecto negativo en el estado de ánimo.

Pasar tiempo en la naturaleza puede ser terapéutico para personas con depresión, ansiedad, deterioro cognitivo y dolores de cabeza. También reduce el pensamiento negativo. Ni siquiera tiene que ser una exposición prolongada. Incluso 20 minutos por día pueden tener este efecto.

Sin embargo no siempre es fácil. El estilo de vida moderno nos aleja del mundo natural. Hoy en día millones de personas viven en grandes ciudades en lugar de áreas rurales, y pasan la mayor parte de sus vidas dentro, incluidos los niños.
Y si consiguen salir fuera, normalmente muchas veces el entorno carece de elementos naturales, ante este panorama… que podemos hacer?

Pequeñas dosis de naturaleza

Busca elementos naturales cerca de ti. Puede ser en un pequeño parque cercano a casa o al trabajo.
Busca árboles, arbustos, césped, flores…Dedica unos minutos al día a conectar con ellos.
Si ese espacio esta cerca de tu trabajo y dispones de tiempo para desayunar o comer, toma unos minutos allí y disfrútalo. También podrías hacer esa parada antes o después de tu jornada laboral.
Párate, escucha las canciones de los pájaros, observa los patrones en las hojas, siente, respira…


Plantas de interior

Curiosamente, las plantas de interior o simplemente tener vistas a los árboles o al césped en el exterior puede ser beneficioso, mejora la atención, la satisfacción y el rendimiento en el lugar de trabajo.
Si no tienes acceso a las ventanas (o si simplemente no hay naturaleza que se pueda ver por la ventana), las plantas de interior pueden tener un poderoso efecto positivo.
Los trabajadores de oficinas que tienen plantas en su área de trabajo reportan menos días de enfermedad y niveles de estrés más bajos que sus compañeros sin plantas en sus oficinas. Las plantas de interior también mejoran la calidad del aire al eliminar las toxinas y el dióxido de carbono y además producen oxígeno.

Sea como sea y donde sea, el tiempo al aire libre te proporcionará innumerables beneficios. Y si además combinas el tiempo al aire libre con el tiempo en familia, la actividad física o la meditación, los beneficios serán aún mayores.

Es hora de salir, ¿no crees?

Deja un comentario

Cerrar menú