Como reducir la ansiedad de manera natural

Como reducir la ansiedad de manera natural

Todos en algún momento hemos sufrido puntos de ansiedad más o menos intensos.

Estoy segura de que la primera parte de la gestión de la ansiedad , o al menos un buen punto de partida, es reconocerla.

El simple hecho de reconocer la ansiedad como tal es un buen primer paso.

La ansiedad puede tomar muchas formas. A veces nos mantiene despiertos toda la noche con un millar de pensamientos errantes. En otras ocasiones se siente presión en el estómago o el pecho apretado por la tensión…

La ansiedad puede provenir de muchas fuentes, entre ellas, el miedo a lo desconocido, el deseo de control, un sistema nervioso sobreexcitado o simplemente un exceso de energía.

Si puedes identificar la raíz de lo que sientes y observar la ansiedad como un mecanismo de defensa en exceso, podrás empezar a analizar a lo que te enfrentas y quizá así puedas llegar al corazón de lo que está impulsando tu ansiedad.

Una vez que empieces a creer que tienes cierta capacidad de decisión sobre tu propia experiencia, serás capaz de todo.

El control de tu propia ansiedad requiere un enfoque positivo por tu parte e intentos activos de reducir el estrés diario, estos dos puntos son importantes.

Como la naturaleza de la ansiedad tiende a estar orientada al futuro, la mejor manera de calmarla es volver al momento presente, algo que no siempre es fácil. Para conseguirlo te propongo tener unas cuantas herramientas que te ayuden en el proceso.

Escríbelo

Quizás la primera parte sea verlo y reconocerlo.

Por eso te propongo escribir sobre tus pensamientos y emociones.

Ten a mano un blog y escribe o dibuja tus ansiedades, miedos o preocupaciones, en cualquier momento.

Este ejercicio tan simple te ayudará a comprender mejor tus sentimientos y ganar algo de objetividad y perspectiva.

Yoga

El contacto con tu cuerpo y con tu respiración son esenciales a la hora de reducir tus niveles de estrés diarios.

La práctica de yoga te ayudará a salir de tu cabeza y a conectar directamente con el momento presente. Las asanas de yoga te liberan de cualquier bloqueo físico, mental o emocional, y al mismo tiempo generan energía positiva y bienestar.

Además el trabajo de alineamiento postural es clave en un estado de ánimo positivo.

Respira

Los ejercicios de respiración son realmente efectivos en momentos puntuales de ansiedad.

Te propongo uno muy simple y accesible en cualquier momento.

Siéntate con la espalda recta y el pecho elevado, cierra los ojos, afloja los hombros y la mandíbula. Comienza a inhalar de manera suave contando mentalmente cuatro segundos, y exhala durante cuatro segundos. Haz varias rondas respirando de una manera suave y consciente.

En nuestras clases de yoga aprenderás diferentes técnicas de respiración que podrás utilizar en cualquier momento y lugar si lo necesitas.

Sal a pasear

Te propongo salir a caminar sin rumbo fijo. Déjate llevar por tus pies de manera intuitiva. Siente la libertad de explorar nuevos lugares, y camina con seguridad, incluso en la incertidumbre.

Medita

Realmente cualquier cosa que hagas de manera plenamente consciente puede ser una meditación.

No hace falta que conozcas técnicas avanzadas.

El simple hecho de mantener la atención en la respiración durante unos minutos ya es maravilloso.

Siéntate cómodamente con la espalda larga y empieza a observar como es tu respiración. Intenta mantener la atención el ella. Si aparecen pensamientos o juicios simplemente deja que fluyan, sin detenerte en ellos. Vuelve siempre a tu respiración, una y otra vez…

Ritualiza

Ritualiza cualquier actividad cotidiana mundana. Por ejemplo fregar los platos, doblar ropa, lavarte los dientes…Observa cómo se siente el cepillo de dientes en tu mano; observa cómo huele la pasta de dientes. Disminuye la velocidad y limítate a cepillarte los dientes, sin hacer ni pensar en nada más.

Diario de agradecimiento

Es casi imposible seguir abrumad@ por la ansiedad cuando te llenas de sentimientos de agradecimiento.

Escribe 3 cosas por las que estás agradecid@. Incluso puedes pegarlo en un espejo o en la pared para recordártelo. Escribe una nueva lista mañana; antes de que te des cuenta, tendrás delante de ti un montón de cosas buenas en tu vida que merecen más tu atención que la ansiedad.

Conecta con la tierra

Hay una práctica llamada «grounding» que, para los que no estén familiarizados, consiste literalmente en caminar o simplemente poner tus pies descalzos sobre una superficie natural como puede ser tierra, hierva, arena de la playa…

Pon tu teléfono en silencio y busca un lugar en la naturaleza, un sitio tranquilo que te permita respirar y sentir de manera consciente. Asimílalo todo y déjate sumergir en el momento.

Lee en voz alta

Esta es una buena manera de controlar la ansiedad en el momento. Leer en voz alta te hace entrar de lleno en el presente. Llena tu cerebro de palabras, sonidos y actividad que no está relacionada con tu ansiedad.