Yoga y la tercera edad

Yoga y la tercera edad

  • Categoría de la entrada:Yoga

Yoga para los huesos

Está comprobado que el yoga previene la aparición de osteoporosis, mantiene el esqueleto sano y fuerte ya que a través de las asanas se realizan importantes rotaciones de la columna vertebral y de las articulaciones.
Fortalece los músculos; de la parte superior de los brazos, de los hombros, de la espalda y también los de la parte superior del fémur, ya que en ciertas posturas de equilibrio se alterna el peso en una y otra pierna.
Aumenta la densidad ósea por medio de posturas donde se sostiene el peso corporal, en yoga se hace el esfuerzo de sostener el propio peso del cuerpo no solo con las piernas sino con la parte superior del cuerpo, a diferencia de otras formas de ejercicio como las caminatas, la danza, el trote o los aeróbicos.
También ayuda a aliviar la tensión en los hombros y el cuello y a mejorar el equilibrio y la coordinación de los movimientos, evitando en la gente mayor el peligro de caídas y fracturas.
Equilibra la producción de estrógenos, progesterona , calcio y los niveles de adrenalina, todo esto ayuda a mantener la densidad de las huesos.
Mejora la respiración; las diferentes técnicas como la respiración rítmica, profunda o los diferentes pranayamas que se utilizan, logran que el oxigeno que se incorpora al organismo nutra y regenere las células de cada una de las partes, incluidos los huesos.

Yoga para la fibromialgia

La fibromialgia es una afección caracterizada por dolor y rigidez muscular crónicos, sensibilidad de los tejidos blandos, cefaleas, mareos, náuseas, trastornos cognitivos, fatiga general y trastornos del sueño.
El yoga puede enseñar a estirarse para aliviar la tensión y la rigidez en músculos concretos.
Con el movimiento, la respiración, la visualización y las técnicas de relajación, el dolor y la fatiga pueden reducirse, es posible lograr un sueño más profundo y puede aliviarse el estrés.

Yoga para la artritis

La artritis es causada por un estado tóxico del cuerpo, producido por el suministro insuficiente de oxígeno en la respiración, por una dieta productora de ácidos y por la falta de ejercicio. Cuando se realizan posturas de yoga se estimulan y se fortalecen las articulaciones a través de los movimientos.
Una dieta adecuada y la práctica de los ejercicios son enormemente beneficiosas para todos los que padecen artritis.
El objeto de las asanas es purificar el cuerpo y estimular el funcionamiento de las fuerzas curativas de la naturaleza. Con la práctica se mejora el tono muscular y se reeduca el movimiento articular.
La meditación puede aliviar a los enfermos de artritis. Ser consciente de que se sufre de dolor y a partir de ahí, aprender a relajarse, es la ayuda que puede ofrecer la meditación, para aliviar dolores y bajar la ansiedad.

Yoga para la artrosis

La artrosis es un trastorno articular caracterizado por el desgaste del cartílago de las articulaciones, afecta especialmente a la columna, cadera, pies y manos sobre todo en mujeres de edad avanzada.
A medida que la enfermedad avanza,aparecen daños crónicos en la articulación que se inflama inicialmente para terminar mostrando una hinchazón permanente como consecuencia de los líquidos acumulados.
Una practica suave y las técnicas de pranayama, serán especialmente beneficiosas para oxigenar, tonificar, fortalecer y estirar músculos y articulaciones.

 

Yoga para la osteoporosis

La osteoporosis es una disminución de la masa ósea y de su resistencia mecánica que ocasiona susceptibilidad para las fracturas. Es la principal causa de fracturas óseas en mujeres después de la menopausia y ancianos en general.
El Yoga con sus sesiones regulares contribuye como complemento físico indispensable.
La meditación puede ayudar a los enfermos de artritis, artrosis y osteoporosis a aliviar su ansiedad y sus molestias.

Yoga para el dolor de espalda

Los problemas de espalda están presente en nuestra vida de manera habitual, ya que normalmente debido al estrés, a las malas posturas o a la falta de ejercicio solemos vernos afectados en algunas partes de la espalda.
La zona cervical o lumbar suelen ser las que más se sobrecargan a causa de la tensión. También el yoga está indicado en personas con hernia discal, ya que la práctica fortalece el abdomen, y eso es un seguro para nuestra espalda.

Deja una respuesta